Ir a...+

Soportes de los 80 y 90

Posted on mar 15, 2015 by in Broche | 0 comments

Broche de fieltro de cinta de casete

Quienes crecieron en los 80, seguro que conocerán el más que famoso blog “Yo fuí a EGB“.

Y seguramente también la canción titulada “Crecí en los ochenta” de Reno Renardo, que en su letra tan bien resume nuestros años de niñez:

Carta de ajuste en UHF
Y en la primera el 1,2,3
Sin la Xbox no tienes más opciones
Que ver a Bigote, Mayra Gomez Kemp
Yo crecí en los 80
Y sobreviví
Haciendo la grulla
De Karate kid
Yo crecí en los 80
Cantando Parchís
Elásticos rojos
Y parches de Kiss

Es una manera de recordar y hacer patente nuestra nostalgia por los años 80. Recuerdos de la Nocilla (cuando aún se recitaban sus ingredientes en los anuncios con una alegre cancioncilla imposible de olvidar: “leche, cacao, avellanas y azúcar… No-ci-llaaaaa”), el Cinexin, el bocata de mortadela (con aceitunas, por supuesto).

Qué momentos vividos y disfrutados con la bolsa de chuches. Aún recuerdo que por 1 peseta, sí, por sólo una peseta, era posible comprar un chicle de fresa. La mayoría de las veces estaba tan duro que partirlo con los dientes podía suponer cortate la lengua de lo afilados que estaban sus extremos… pero por ese precio, ¿quién no iba a correr el riesgo?

 

disquete web

 

Y qué tardes más entretenidas pasábamos viendo la televisión, aunque antes se le llamaba “la caja tonta”. Cómo olvidar esas series y dibujos con los que crecimos: La Bola de Cristal, Barrio Sésamo,  El equipo A, Mazinger Z… Por entonces teníamos que comprar esa pequeñita revista llamada TP para conocer la programación del día y poder hacer tu sesión particular.

Recuerdo con especial cariño aquellas colecciones de cromos de Panini. Era salir al patio en la hora del recreo cuando aprovechábamos a intercambiar los cromos con los compañeros para ver si podíamos llegar a terminar alguno de los álbumes que nos parecían imposibles de completar. Siempre que ibas al kiosko a comprar nuevos cromos salían muchos repetidos que nadie quería cambiarte y ése que precisamente querías y ansiabas por tener para finalizar tan ardua labor se hacía de rogar. Aún conservo mi primer y único álbum de Panini, es de “La Bella y la Bestia”, y con él agoté toda mi paciencia para cualquier tipo de colección que requiera constancia y una dedicación exclusiva a lo largo de un tiempo. Pero me quedo con la satisfacción de haberlo completado, por eso lo conservo aún, como parte de un logro que me parecía muy difícil conseguir tan pequeña.

He estado rebuscando en el baúl de los recuerdos y aquí os adjunto una imagen de mi álbum bien completo junto con algunas cosas muy ochenteras: las pegatinas de “Los Toi” que venían en los paquetes de los Bollycao (como se puede apreciar de pequeña he degustado unos cuantos…), una cinta de casette que contiene los grandes éxitos de la época de grupos tan mediáticos como Hombres G, Duncan Dhu y Loquillo y los trogloditas, entre otros, titulada “¡Se te va la cabeza!”, un walkman Panasonic que aún funciona estupendamente (antes sí que fabricaban las cosas para que durasen) y un par de disquetes que todavía pululan por casa y que a saber qué misterio contendrán…

 

album

 

Rememorando esta maravillosa década que nos tocó vivir en nuestra infancia he creado en fieltro dos broches de cintas de casette y otro de un disquete. Supongo que en la actualidad habrá niños que ni sepan qué son ni su utilidad, pero estoy convencida que todos aquellos de mi quinta sabrán apreciar estos objetos ya retros, de los que disfrutamos tanto pensando que por entonces eran lo más de lo más. ¡Y siguen siéndolo para los nostálgicos que añoramos esos años!

Son unos broches realizados en fieltro, cuyas dimensiones son 4,5 x 4 cm el disquete y 7 x 4,5 cm las cintas de casette.

Para saber más sobre los materiales empleados, visitad esta página.

 

  • Broche de fieltro de cinta de casete
Compártelo:
Share On Twitter
Share On Pinterest

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *